Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Que los niños coman bien... ¡no es tan difícil!

 

Image courtesy of Photostock / FreeDigitalPhotos.net

 

 29/10/2012


Algo que preocupa siempre a los padres es “que los niños coman”. Y ese problema crea a menudo un ambiente de gran tensión en la casa según se acerca la hora de la comida... Ciertamente, los adultos somos los responsables de enseñar a los más pequeños hábitos adecuados a la mesa… y de dar ejemplo.


 

¡Para que coman bien los niños!

La Dieta Mediterránea conlleva la ingesta variada de todo tipo de alimentos (carnes, pescados, legumbres, frutas, verduras, lácteos…), consiguiendo el equilibrio de la dieta en el cómputo total de la semana, ya que comer a diario “de todo” sería imposible.

Muchas posibilidades para comer bien...

El tiempo de la comida debe de ser un tiempo de tranquilidad, distendido. Por favor: decid “No” a la televisión y “Sí” el dialogo y la comunicación. Tampoco hay que excederse en el tiempo que un niño debe permanecer sentado a la mesa... el tiempo varía según la edad y oscilarían entre 30 y 40 min. Siempre a partir del momento en que comen “entero”. Obligarles a permanecer sentados más tiempo sería probablemente una tortura para ellos.

Los niños deben sentirse participes en el hecho alimentario, colaborando en alguna actividad en la cocina que puedan realizar según su edad: poner y quitar la mesa, aprender a aliñar una ensalada, servirse de la fuente (este truco funciona muy bien: como él se lo ha puesto en el plato, le cuesta más rechazarlo)

Ciertamente, no es necesario convertir la comida en un juego. Pero si tiene que ser una actividad que les resulte atractiva. Para ello, se les puede incentivar el interés por conocer sabores nuevos, distinguir colores y formas, temperaturas, diferenciar los distintos alimentos, nombrarlos, decir su origen… seguramente podemos asociar un alimento que estemos tomando con alguna experiencia que hayamos experimentado en la familia, durante un viaje…

Es conveniente mezclar alimentos que les gustan poco, o que aún no han probado, con otros que sabemos que les encantan... el arroz, la pasta, la carne, el tomate frito, el puré de patata… son esos alimentos comodines que podemos utilizar con este fin.

El plato único, probablemente una buena solución.

Y una sugerencia importante: si vuestro hijo no es un gran comedor, se llena rápido y enseguida dice “no puedo más”, probad a poner a la mesa un solo plato… los niños se sentirán menos agobiados ya que si se llenan con un primer plato, les produce mucha ansiedad pensar que aún les queda un segundo plato y un postre. Lógicamente, ese plato único tiene que ser variado y equilibrado. Y por supuesto siempre finalizaremos con una fruta.

Una receta sabrosa a modo de ejemplo:

Así, os sugerimos poner en práctica todo esto que hemos contado con esta receta sencilla, sabrosa y divertida:

Ragú de ternera con menestra de verduras.

Tenemos un plato de carne (alimento comodín) y verduras. ¡Con salsa! Un punto a su favor. Diversidad de colores y formas, que nos permitirán estimular la curiosidad y el interés por probar diferentes alimentos, sabores y texturas.

(receta original en www.lasrecetasdemargarita.com)

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados