Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Miedo a dejar de fumar... ¡no quiero engordar!

 

Image courtesy of Gameanna / FreeDigitalPhotos.net

 

 04/11/2012

 

 


Cuando se deja de fumar, la ganancia de peso que lo acompaña, aunque sea leve, puede ser un obstáculo para dejar el tabaco o, simplemente, un factor de recaída. Lo cierto es que la nicotina ejerce ciertos efectos metabólicos sobre el peso corporal y, cuando se deja de fumar, estos efectos desaparecen con el consiguiente aumento de peso.


 

 

 
 
FUMAR Y EL MIEDO A ENGORDAR.
 
 
Para algunos fumadores, el temor a ganar peso puede superar la percepción de los beneficios que para la salud tiene el abandono del tabaco. de este modo, el miedo a la báscula se convierte en una barrera para dejar el tabaco. De hecho, en algunos estudios se ha comprobado que el 50% de las mujeres y el 26% de los hombres fumadores afirmaban estar preocupados por la ganancia de peso si dejaban su hábito.
 
Lo cierta es que la relación entre el tabaquismo y el peso corporal es muy compleja y no está bien estudiada. Según parece, la nicotina afecta directamente al peso corporal del fumador por diferentes razones:
 
a) aumenta su metabolismo, en concreto el gasto metabólico basal
b) reduce el apetito
c) aumenta el tránsito digestivo por lo que hay una cierta mala absorción de algunos nutrientes calóricos.
 
Este incremento del metabolismo basal lo cifran algunos científicos a partir del 10%.
 
LA NICOTINA Y EL APETITO.
 
Asimismo, la nicotina tiene múltiples efectos sobre la regulación de la ingesta de alimentos ya que:
 
1. Estimula la liberación de neurotransmisores que tienen una acción anorexígena (noradrenalina, la serotonina y la dopamina)
 
2. Aumenta las concentraciones plasmáticas de la hormona denominada leptina. La leptina regula y controla en gran medida el peso corporal y es, precisamente, sintetizada y secretada por el tejido adiposo para limitar o estimular la acumulación de grasa. Fumar eleva las concentraciones plasmáticas de leptina, lo que podría contribuir a que los fumadores tuvieran un peso corporal inferior.
 
3. Incrementa los niveles de endocanabinoides, sustancias que podrían estar implicadas en el reforzamiento de comportamientos y en la motivación para comer o no diferentes tipos de alimentos.
 
Adicionalmente, la nicotina tiene un efecto no bien determinado aún sobre el metabolismo del tejido adiposo, haciendo que la grasa corporal se distribuya sobre todo a nivel abdominal o visceral (obesidad androide) con el mayor riesgo cardiovascular y metabólico que conlleva.
 
Asimismo, los fumadores a menudo reemplazan una comida por cigarrillos, acaban de comer antes para salir a fumar o, directamente, tienen menos hambre.
 
 
EL PESO CORPORAL Y EL TABACO.
 
Las personas que dejan el tabaco pueden ganar alrededor de 4 - 6 kg en el primer año de abstinencia, a excepción de un pequeño grupo (3,5-10% de los ex fumadores) que pueden alcanzar una ganancia de peso de 10 kg (los hombres) y 13 kg (las mujeres).
 
Esta ganancia de peso se da sobre todo en el primer año tras dejar de fumar, cesando con el tiempo. Según parece, el motivo de esta ganancia de peso es la disminución del metabolismo basal y el aumento de la ingesta de comida al cesar el efecto supresor del apetito que tiene la nicotina. Para algunos estudiosos del tema, el descenso del metabolismo basal estaría cifrado entre el 10 y el 16%
 
Ciertamente, al existir mecanismos metabólicos incluso si los fumadores no aumentaran la ingesta calórica al dejar de fumar, probablemente también acabarían ganado algo de peso.
 
LOS QUE DEJAN DE FUMAR CONSUMEN MÁS COMIDA... Y MÁS DULCES.
 
Según parece, al dejar de fumar se aumenta el aporte calórico aproximadamente en unas 300 kcal por día, fundamentalmente a base de hidratos de carbono simples (azúcares y dulces). Este aumento es debido a la ausencia del citado efecto supresor del apetito de la nicotina así como a la recuperación del sentido del gusto y del olfato, lo cual mejora el sabor y aroma de los alimentos animando a su consumo y a su uso como recurso sustitutivo y ansiolítico.
 
Este gusto por la comida se incrementa en las primeras 8 semanas de abstinencia y, después, cesa aunque el ex fumador sigue aumentando ligeramente de peso.
 
La ganancia de peso esta ligada al número de cigarrillos consumidos cada día, al grado de dependencia de la nicotina, al tratamiento farmacológico que reciba el fumador, su edad y su sexo.
 
Las mujeres pueden engordar más que los varones así como las personas mayores de 55 años y los grandes fumadores (más de 25 cigarrillos al día y/o que encienden su primer cigarrillo dentro de los 30 minutos después de despertar). En general, se observa como las personas con peso normal o bajo peso al inicio del tratamiento de deshabituación tabáquica, con sedentarismo y/o bajo status socioeconómico son candidatos a sufrir una mayor ganancia de peso.
 
SUSTITUTIVOS DE LA NICOTINA.
 
Según parece, los sustitutivos de la nicotina (chicles y las pastillas de 4 mg), parecen ser eficaces para retrasar la ganancia de peso con un efecto que es dosis – dependiente. Es decir: a mayor cantidad de chicle usados, menor ganancia de peso. Este control del peso se produce mientras el individuo está utilizando la medicación.
 
¿QUÉ HACER PARA NO ENGORDAR?
 
A menudo, la persona que desea dejar de fumar no recibe información relativa a su miedo a engordar ni instrucciones específicas para controlar su peso. Consultar a un experto es una buena idea para que enseñe a alimentarse al ex fumador de forma correcta y adecuada.
 
Como siempre, la práctica habitual de un ejercicio físico adecuado es un recurso esencial además de consumir una dieta variada, saludable y equilibrada, rica en frutas y hortalizas, que contenga proporciones reducidas de dulces, grasas y alcohol.
 
Lógicamente, si los fumadores son además diabéticos o tiene problemas cardiovasculares, podrían necesitar una intervención nutricional más cuidadosa.
 
Dejar de fumar no debería verse como una práctica beneficiosa aislada, sino en conjunto con otras modificaciones en el estilo de vida que mejoren la salud a medio y largo plazo.
 
 

 
 
 
- Para saber más:
 
 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados