Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La hipertensión infantil se relaciona con la obesidad.

 

Image courtesy of Surachai / FreeDigitalPhotos.net

 

 10/01/2013


La hipertensión es un problema en aumento entre los niños y adolescentes y su aparición parece estar asociada al exceso de peso y de adiposidad. Es importante el control de la presión arterial en las revisiones pediátricas a modo de prevención de futuras enfermedades cardiovasculares.


 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que uno de cada tres adultos posee la presión arterial elevada y que esto es la causa de la mitad de las muertes por accidente cardiovascular.

Sin embargo, este problema no afecta exclusivamente a la población adulta pues cada vez más estudios ponen de manifiesto el aumento de las prevalencias de hipertensión en niños y jóvenes. Actualmente, a nivel mundial, se estima que entre el 1-5% de los niños padecen este problema y esta cifra va en aumento. Comúnmente, a estas edades, la hipertensión va asociada con otras manifestaciones del síndrome metabólico, generalmente con la presencia de obesidad.

Existen otros factores que aumentan la probabilidad de que un niño sea hipertenso como que naciera con bajo peso, que sus familiares directos sean hipertensos también, que lleve un estilo de vida sedentario con exceso de sal y grasa en la dieta. También se  ha relacionado la hipertensión infantil con el estrés y con que el menor sea fumador pasivo en su casa.

 

Diagnóstico de la hipertensión arterial

En el caso de las personas mayores de 18 años existe un consenso por el que se considera que un paciente posee hipertensión si está por encima de 130 mmHg para la presión sistólica y encima de 90 mmHg para la diastólica. Sin embargo el diagnóstico en edades infanto-juveniles es algo más complicado y no puede darse un valor único debido a que este va cambiando de manera normal durante el periodo de crecimiento y desarrollo de los niños.

Por ello, para saber si la presión arterial de un niño es normal, debemos compararla con la de otros niños de su misma edad y sexo. Una de las referencias más empleadas para diagnosticar hipertensión infantil en España es el denominado estudio RICARDIN (Riesgo Cardiovascular en la Infancia) del año 1995. Este estudio proporciona unas tablas de referencia con los percentiles y valores medios de tensión arterial por edad para niños y niñas.

Según recomiendan los expertos en el 4º Reporte sobre Diagnosis, Evaluación y Tratamiento de la Hipertensión en Niños y Adolescentes, se considerará con presión arterial elevada a aquellos niños que superen el percentil 90 de la referencia para su edad y sexo, en el caso de España, del estudio RICARDIN.

 

Adiposidad e Hipertensión

Un reciente estudio publicado en la Revista Española de Cardiología realizado por el Grupo de Investigación en Epidemiología Nutricional de la Universidad Complutense de Madrid (Epinut-UCM), analiza la prevalencia de hipertensión en 1511 escolares de la Comunidad Autónoma de Madrid con edades entre los 6 y 16 años. Los resultados concluyeron que el 3,17% de los niños y el 3,05% de las niñas tenían la tensión arterial elevada. Esto no son cifras alarmantes comparadas con otros estudios realizados en países como México con una tasa que ronda el 13% o Canadá con un 8%. Sin embargo en estos dos estudios también se encontró una tasa de obesidad más elevada.

Esta investigación española pone de manifiesto la relación de la hipertensión infantil, no tanto con el exceso de peso sino con el exceso de grasa corporal. En el caso de los adultos, y especialmente en los varones, ya se conocía que el exceso de adiposidad en la zona del abdomen es un factor de riesgo para sufrir enfermedades del sistema vascular. Gracias a estudios como este se ha demostrado que esta relación ya existe desde la infancia.

Otros estudios a más largo plazo, han seguido el progreso de pacientes diagnosticados con hipertensión cuando eran niños y se ha comprobado que una gran proporción de ellos acaban sufriendo algún tipo de enfermedad cardiovascular en su vida adulta.

 

Prevención de la hipertensión infantil

Teniendo en cuenta que la hipertensión es asintomática, a modo preventivo debería  incluirse la toma de la presión arterial en las revisiones pediátricas de forma rutinaria a partir de los 3 años, sobretodo en el caso de niños con sobrepeso u obesidad.

Para disminuir la presión arterial en niños diagnosticados como hipertensos, la Sociedad Europea de Hipertensión ofrece una serie de recomendaciones generales:

- Realizar 40 minutos de actividad física aeróbica de 3 a 5 días por semana.

- Evitar realizar más de 2 horas al día actividades de tipo sedentario como ver televisión, jugar con consolas y ordenadores, etc.

- Evitar el consumo en exceso de azúcar, refrescos, grasas saturadas y sal. Se recomienda la ingesta de fruta, verdura y cereales.

- Involucrar a la familia en los cambios conductuales que tenga que hacer el menor, implicándose con él o ella.

- Marcarse objetivos realistas que no frustren al menor y proporcionar apoyo y materiales educativos para tal fin.

- Desarrollar un sistema de recompensa que fomenten los hábitos saludables.

 

Información sacada de: panerai replica

- Revista Española de Cardiología: Marrodán et al. Asociación entre adiposidad corporal y presión arterial entre los 6 y los 16 años. Análisis en una población escolar madrilenña. 2012. 

- Revista Hipertensión y Riesgo Cardiovascular: Lurbe et al. Manejo de la hipertensión arterial en niños y adolescentes: recomendaciones de la Sociedad Europea de Hipertensión. 2010. 

 

Noticia elaborada por Dña. Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados