Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 ¿Las multinacionales controlan nuestra alimentación?

 

Image courtesy of Surachai FreeDigitalPhotos.net

 

 15/02/2013

 


Los expertos en salud pública aseguran que las grandes empresas de refrescos, alcohol y comida procesada son las principales responsables de las actuales epidemias de enfermedades no transmisibles y exigen su regulación para evitar que sus intereses generen una crisis de salud mundial.


 

Una reciente publicación en la prestigiosa revista médica Lancet recoge una revisión en torno a las multinacionales de la industria alimentaria en la que se cruzan datos de mercado con estadísticas sobre las enfermedades no transmisibles (obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, etc.). El trabajo ha sido desarrollado por un grupo internacional de investigadores en salud pública liderado por el de Dr. Rob Moodie, de la escuela de Salud Pública de la Universidad de Melbourne (Australia).

 

Cifras escalofriantes

Según las últimas estimaciones alrededor de 34,5 millones de personas murieron a causa de enfermedades no transmisibles durante el año 2010. Esto supone el 65% de todas las muertes en el mundo (52,8 millones ese año) y se estima que, para 2030, este tipo de enfermedades se cobrará más de 50 millones de vidas cada año.

Las enfermedades no transmisibles, denominadas así en contraposición a las enfermedades infecciosas o genéticas, estaban principalmente asociadas a los países “desarrollados” sin embargo, la globalización y la liberalización del comercio está haciendo que alcancen también niveles epidémicos en los países o regiones donde aún existen problemas de desnutrición por la falta de recursos.

En un principio, las empresas de comida rápida, alimentos procesados, refrescos, etc., estaban pensadas para el mercado de los países desarrollados donde las familias podían gastarse el dinero en este tipo de productos. Sin embargo, según dicen en la publicación, la presencia de estas multinacionales en países con bajos ingresos es prácticamente la misma que en EE.UU., con la única excepción de China.

 

 

Estrategia empresarial

Los expertos advierten que este tipo de multinacionales están adoptando las mismas estrategias que las empresas tabacaleras para evitar la regulación gubernamental y los programas de salud. De hecho afirman que tanto el tipo marketing es el mismo y que incluso los publicistas y diseñadores que trabajaban para las tabacaleras, actualmente están trabajado para estas empresas del sector alimentario.

A este respecto, los jóvenes han sido siempre un punto clave en la estrategia de marketing de este tipo de empresas, pues empiezan a tener autonomía en el consumo de alimentos y son fácilmente influenciables por las modas. Más aún, desde la aparición de las redes sociales que han hecho que este tipo de manejo comercial se intensifique y sea más difícil de controlar.

Otra de las estrategias que denuncian es que patrocinan investigaciones o incluso crean organizaciones científicas, aparentemente independientes, con la finalidad de publicar informes parciales o incompletos que apoyen a sus industrias y les quiten la mala fama. Textualmente expresan que “los estudios financiados por las empresas de alimentos y bebidas tienen de cuatro a ocho veces más probabilidad de llegar a conclusiones favorables que aquellos que no fueron patrocinados por estas compañías".

Así mismo, acusan a las multinacionales de fomentar la oposición pública a la regulación gubernamental de la industria alimentaria o del tabaco, haciendo hincapié en el derecho o la libertad de elección individual y fomentando el concepto de “estado  niñera” (aquel que dicta qué puede o debe hacer cada cual, sin dejarle tomar sus propias decisiones).

 

 

Responsabilidad personal y social

La principal denuncia de los investigadores en salud pública es que estas empresas, debido a sus intereses económicos, no deberían formar parte de las políticas de salud pública, ni regirse por decretos de auto-regulación. Los expertos creen deberían estar obligadas a cumplir unas directrices impuestas que se elaboren desde los gobiernos, sin que ellas intervengan en su formulación.

Evidentemente existe la responsabilidad personal de cada uno para con su alimentación y sus estilos de vida, pero los expertos reclaman la necesidad de una responsabilidad social para la regulación y el control de estas empresas, quizá no tanto en la publicidad o el etiquetado de sus productos, sino centrándose más en su composición energética. En palabras del Dr. Moodie: “la regulación gubernamental, o la amenaza de ella, es lo único que forzará a las empresas a vender productos mas sanos”.

Como ejemplo proponen al alcalde de New York, Michael Bloomberg, el cuál recientemente prohibió la venta de bebidas azucaradas mayores de medio litro en los estadios deportivos, cines y restaurantes. Anteriormente prohibió la presencia de grasas trans en alimentos de restaurantes obligando también a las cadenas de comida rápida a poner la composición energética de sus menús.

En resumen, todo este tema siempre está rodeado de cierta polémica y subjetividad pero lo que es un hecho es que las epidemias de enfermedades no transmisibles está expandiéndose en el mundo y que deben desarrollarse estrategias más eficaces para su control las cuales no deben ser ajenas a la insdustria alimentaria.

 

Fuente: ABC Science. Dani Cooper. “Regulate unhealthy industries say experts”. http://www.abc.net.au/science/articles/2013/02/12/3688430.htm.

Referencia: Moodie et al. Non-comunicable diseases 4 - Profits and pandemics: prevention of harmful effects of tobacco, alcohol, and ultra-processed food and drink industries. Lancet, Feb 2013. http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(12)62089-3.

 

Noticia elaborada por Dña. Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados