Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Comer temprano ayuda a la pérdida de peso.

 

Image courtesy of Keerati FreeDigitalPhotos.net

 

 04/03/2013


Las universidades de Murcia, Harvard y Tufts han realizado un estudio en el que trataban a personas con sobrepeso y obesidad a través de la dieta mediterránea. Los resultados demuestran que las personas que comen antes de las 15h perdían significativamente más peso que los que comen pasada esa hora.


 

El trabajo se ha publicado en el mes de Febrero en la prestigiosa revista científica International Journal of Obesity. La autora principal del estudio es la catedrática del Departamento de Fisiología de la Universidad de Murcia, Marta Garaulet.

 

¿En qué consistió el estudio?

En esta investigación han participado 1465 personas con sobrepeso u obesidad que acudieron a clínicas de nutrición para someterse a un tratamiento de pérdida de peso, el cual duró 30 semanas y estuvo basado en la dieta mediterránea.

Se organizaron dos grupos, unos realizaban la comida principal antes de las 15h y otros después. En el estudio sólo se contempló la hora de la comida porque análisis previos de los mismos investigadores han demostrado que el horario del resto de comidas (desayuno y cena) no influye en la pérdida de peso ya que son, en general, menos copiosas y menos energéticas. Por el contrario la comida central supone, de media en España, el 40% de las calorías totales ingeridas durante el día.

 

Resultados de la investigación

Los resultados indican que aquellos individuos que comen tarde la comida principal del medio día (después de las 3 de la tarde) muestran una pérdida de peso significativamente menor que los que comen temprano (antes de las 3).

Para asegurarse de que los resultados eran fiables los investigadores controlaron otros factores que influyen en el peso corporal tales como la ingesta de energía, el gasto calórico, el nivel de las hormonas relacionadas con el apetito o las horas de descanso nocturno. Comprobaron que estos aspectos no se diferenciaban entre los comedores tempranos y los tardíos por lo que no estaban actuando como factores de confusión en el estudio.

Sin embargo, si encontraron una diferencia entre ambos grupos. Los comedores tardíos resultaron ser personas más nocturnas, es decir, que les cuesta madrugar, se acuestan tarde y dicen rendir más por la tarde-noche que por la mañana. Curiosamente, al analizar la genética de este grupo, los autores del estudio han encontrado que poseen con mayor frecuencia determinadas variantes de genes íntimamente relacionados con el control de los ritmos circadianos, es decir, los genes que regulan los procesos de día-noche de nuestro organismo.

Es muy destacable, además, que los comedores tardíos fueron los que consumieron menos calorías durante el desayuno o directamente no lo hacían.

 

¿Por qué el horario influye en el sobrepeso y la obesidad?

La alteración de los ritmos circadianos, se debe generalmente a la falta de sueño. Cuando una persona duerme poco altera su sistema hormonal de forma que:

1) Aumenta la producción de una hormona llamada grelina, que es la que se produce cuando hay pocos nutrientes en sangre y la que hace que tengamos sensación de hambre.

2) Disminuye la producción de otra hormona llamada leptina, cuya función es justo la contraria: genera sensación de saciedad, es decir, quita el hambre.

 

 

Recomendaciones

Con respecto a lo arriba mencionado, otros estudios realizados por la Dra. Garaulet y su equipo han estimado que aproximadamente el 30% de la población posee alterados su reloj biológico interno por la mutación de estos genes: "Todos tenemos cambios a lo largo del día. No somos los mismos por la mañana o por la noche, depende de si somos matutinos o vespertinos. Hay gente que por la mañana está estupenda y que tiene una fuerza enorme y que, por la tarde, tiene que acostarse pronto y otros que, por la noche, resucitan".

 

Según todo lo expuesto hasta ahora, la catedrática de Fisiología de la Universidad de Murcia recomienda, en general, que la comida principal se tome pronto, y preferiblemente siempre a  la misma hora. De igual modo es conveniente acostarse, levantarse y realizar ejercicio siempre a horas similares todos los días de la semana y, por supuesto, dormir 8h al día.

Por su parte el neurocientífico de la Escuela de Medicina de Harvard y co-autor del estudio, Frank Scheer, destaca que “futuras estrategias terapéuticas de adelgazamiento deberán tener en cuenta el momento de la comida y no sólo el consumo de calorías y de macronutrientes como se ha venido haciendo hasta ahora”.

 

Fuentes:

Unidad de Cultura Científica y Promoción de la Investigación de la Universidad de Murcia. (http://www.um.es/prinum/index.php?opc=noticias&off=20&ver=512).

-  Europa Press (21/02/2013): http://www.europapress.es/salud/salud-bienestar/noticia-aproximadamente-30-poblacion-presenta-alteracion-ritmos-biologicos-20130221135825.html

Referencia del estudio: Garaulet et al. SIRT1 and CLOCK 3111T>C combined genotype is associated with evening preference and weight loss resistance in a behavioral therapy treatment for obesity. International Journal of Obesity, 2012; 36: 1436–41.

 

Noticia elaborada por Dña. Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados