Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 Relación entre dieta y acné, ¿qué hay de cierto?

 

Image courtesy of photostock FreeDigitalPhotos.net

 

 11/03/2013

 


Investigadores de la Universidad de New York han realizado una revisión de las publicaciones al respecto durante los últimos 100 años. Concluyen que una dieta inadecuada no es la causa del acné pero si puede agravarlo por lo que la alimentación de pacientes que sufren esta enfermedad debiera ser modificada como parte del tratamiento.


 

 

 

 

Acné: la enfermedad dérmica más prevalente

El acné es la enfermedad epidérmica más común en los adolescentes y adultos jóvenes de los países occidentalizados y está causada por el aumento del sebo y la inflamación de los folículos pilosos, generalmente de la cara y hombros.

Este problema afecta al 80% de los americanos entre los 11 y los 30 años, porcentaje fácilmente extrapolable al resto de países occidentales. Esta prevalencia desciende bastante en edades superiores aunque hay personas que siguen teniendo acné pasados los 50 años.

Se trata de una enfermedad multifactorial y, aunque está íntimamente relacionada con el nivel hormonal, también depende de otros factores como el nivel de sudoración, la higiene, el estrés o determinados fármacos. Además hay aspectos conductuales que pueden empeorar el acné como es el consumo de alcohol, tabaco, la falta de sueño o el no desmaquillarse adecuadamente en el caso de las mujeres.

No es una enfermedad grave pero su importancia radica en el papel que juega en la insatisfacción con la imagen afectando, en muchos casos, a la calidad de vida de quien la padece. Este tipo de enfermedad se ha asociado con problemas psicológicos que pasan por el aislamiento social, la ansiedad e incluso la depresión, todos estos trastornos son especialmente alarmantes en el caso de los adolescentes ya que pueden marcar el resto de sus vidas.

 

Tratamiento contra el acné

En los casos leves suele tratarse con geles, cremas o lociones. Este tipo de productos suelen llevar sustancias antibacterianas y son ricos en vitamina A, la cual, ayuda a la regeneración epidérmica. En los pacientes con acné severo puede llegar a utilizarse tratamiento antibiótico oral o, en el caso de las mujeres, tratamientos hormonales.

El empleo de una terapia dietética contra el acné no es algo nuevo, sin embargo, siempre se ha utilizado como complemento a otros tratamientos. A partir de la década de los 60, empezó a abandonarse en favor de los productos químicos (cremas o fármacos) pero, actualmente, hay una creciente tendencia médica que considera la dieta como parte importante de la cura.

 

Dieta y acné

La relación entre la comida y la aparición del acné es un tema muy controvertido sobre el que existen muchos mitos pero poca comprobación científica. En las últimas décadas, son pocos los trabajos que se han centrado en examinar ésta relación pero, recientemente, se ha publicado una revisión de la literatura científica sobre esta temática en los últimos 100 años. Este trabajo ha sido realizado por investigadores del Departamento de Nutrición, Estudios Alimentarios y Salud Pública de la Universidad de New York.

En general se ha relacionado siempre el acné con dietas con elevada carga glucémica, es decir, ricas en hidratos de carbono y, sobre todo, ricas en azúcares. La razón es que tener elevadas concentraciones de azúcar en sangre estimula el sistema endocrino y la producción de determinadas hormonas como las que intervienen en la aparición del acné. De hecho está comprobado que los medicamentos que reducen la secreción de insulina mejoran el acné cutáneo.

 

El acné también se ha asociado con el consumo excesivo de grasa (embutidos, bollería industrial, etc.) y con el de productos lácteos, en un principio por la misma razón, su contenido en carbohidratos. Además, la leche posee de forma natural factores hormonales de crecimiento que persisten tras el proceso de pasteurización (e incluso tras la digestión), y que intervienen en el sistema hormonal relacionado con el acné.

Según los autores, la relación de los lácteos con el acné es más consistente que con los azúcares o las grasas. Por el contrario, han encontrado algún estudio en el que las dietas ricas en ácidos grasos de tipo n3, como el Omega3 del pescado, tienen un efecto protector frente al acné.

 

Conclusiones 

Los autores del estudio, tras revisar más de 100 investigaciones publicadas en relación con el acné y la dieta, concluyen que sí existe una relación entre ambas y explican que una mala dieta no es la causa de la aparición del acné pero si puede agravarlo considerablemente.

Los investigadores recomiendan que “aunque los dermatólogos y nutricionistas continúan debatiendo e investigando la posible relación entre la dieta y el acné, lo ideal es abordar cada paciente con acné de forma individual considerando cuidadosamente la posibilidad de asesoramiento dietético”. Las directrices dietarias que, en determinados casos, deberían tenerse en cuenta pasan por la reducción de los dulces, los productos grasos y, especialmente, la disminución del consumo de lácteos.

 

Fuentes:

- Burris et al. Acne: the role of medical nutrition therapy. J Acad Nutr Diet, 2013; 113: 416-30.

- Medline Plus – Acné: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000873.htm

- SaludMadrid. ¿Sabías que…? Acné. http://tinyurl.com/chmfhw8

 

Noticia elaborada por Dña. Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados