Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La dieta moderna es la causa de que nuestra boca esté siempre enferma

 

Image courtesy of FreeDigitalPhotos.net

 

 01/04/2013

 


El estudio de restos de dientes fósiles humanos desde la época del Mesolítico hasta hoy ha determinado que los cambios evolutivos de nuestra dieta han provocado que tengamos menor diversidad de bacterias en nuestra boca lo que ha permitido que se instalen microorganismos patógenos como los causantes de la caries.


 

 

Estudiando el sarro de los dientes

Un original estudio publicado recientemente en la prestigiosa revista Nature Genetics, se ha centrado en analizar el ADN de las placas de sarro fosilizadas en los dientes de 34 individuos humanos habitantes del Norte de Europa en los últimos 7.500 años.

La finalidad de los investigadores era la de ver los cambios acontecidos en las bacterias orales que nos han acompañado en nuestra historia evolutiva. Para ello, han escogido restos humanos que van desde el Mesolítico (época en que éramos cazadores-recolectores), pasando por la Edad de Bronce hasta el Medievo, la revolución industrial y la época actual.

Hasta el desarrollo de las técnicas más modernas de análisis genético no se había podido hacer ningún estudio de estas características con restos humanos tan antiguos. En poblaciones tan antiguas sólo se había estudiado la densidad de las placas de sarro pero no su composición de bacterias. Poder analizar ahora el ADN bacteriano de los dientes de nuestros más antiguos antepasados Homo sapiens es casi cómo una historia de ciencia ficción hecha realidad.

 

Cambios en la dieta = Cambios en la microbiota oral

El estudio ha sido llevado a cabo por investigadores pertenecientes a las Universidades de Adelaide (Australia), Aberdeen (Escocia) y al Wellcome Trust Sanger Institute de Cambridge (Inglaterra). Según los autores este trabajo “arroja luz sobre las consecuencias para la salud que ha tenido la evolución de la dieta y el comportamiento alimentario humano desde la edad de piedra hasta nuestros días”.

Los científicos concluyen que la diversidad bacteriana actual de nuestra boca es mucho menor que la de nuestros antepasados y creen que esto está íntimamente relacionado con las enfermedades orales crónicas que ahora padecemos. En concreto, han encontrado dos momentos claves en los que ha habido cambios negativos en nuestras bacterias orales:

1) El primero coincide con el periodo en que el hombre abandona los hábitos de cazador-recolector para comenzar a desarrollar la agricultura. Con ello comienza a introducirse en la dieta una gran cantidad de cereales, fuente de hidratos de carbono complejos los cuales son el sustrato sobre el que viven los microorganismos de la caries. En esta época la configuración bacteriana ya podría considerarse como promotora de enfermedad por la aparición de estas bacterias asociadas con patologías.

2) El segundo tiene que ver con los cambios acontecidos en el sector alimentario tras la revolución industrial: aparecen el azúcar y la harina refinadas. La diversidad de bacterias es mucho menor que en épocas anteriores y ya se asemeja mucho a la actual. Predominan las bacterias de la caries como Streptococcus mutans.

 

Conclusiones del estudio

En resumen y según palabras del profesor Alan Cooper, Director del Centro de ADN antiguo de la Universidad de Adelaide: La diversidad bacteriana se redujo drásticamente lo que permitó la dominación de las bacterias patógenas causantes de caries. La boca del hombre moderno básicamente existe en un permanente estado de enfermedad"

Otro de los autores, el Profesor Dobney de la Universidad de Averdeen, pone de relevancia que este tipo de estudios permite conocer más sobre como murieron y vivieron las poblaciones humanas del pasado. Según él, conocer la historia genética de las enfermedades que los humanos aún siguen sufriendo, permitirá mejorar la eficacia de los tratamientos.

Actualmente el equipo investigador pretende ampliar el estudio incluyendo restos fósiles de otras regiones o incluso de otras especies como los neandertales, los cuales, no sufrieron este problema de forma tan acuciante como nuestra especie presumiblemente por su dieta rica en carne.

 

Recomendaciones de la OMS

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 60-90% de los escolares a nivel mundial sufre caries. Para mantener una buena salud bucal los expertos recomiendan:

  • La reducción de la ingesta de azúcares y una alimentación bien equilibrada previenen la caries dental y la pérdida prematura de dientes.
  • Dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol disminuyen el riesgo de cánceres de la cavidad bucal, periodontopatías y pérdida de dientes.
  • El consumo de frutas y verduras protege contra el cáncer de la cavidad bucal.
  • Las caries dentales pueden prevenirse manteniendo de forma constante una alta concentración de fluoruro en la cavidad bucal. Ello puede conseguirse mediante el uso frecuente de colutorios o la pasta dentífrica con fluor.

 

Referencias:

- Alder et al. Sequencing ancient calcified dental plaque shows changes in oral microbiota with dietary shifts of the Neolithic and Industrial revolutions. Nature Genetics, 2013.

- Organización Mundial de la Salud. Nota informativa nº 318. Feb 2007. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs318/es/

Fuente: Nordqvist C. (19 Feb 2013). "Modern Diet Is Rotting Our Teeth." Medical News Today. 

 

Noticia elaborada por Dña. Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados