Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La carne roja favorece las enfermedades cardiovasculares por su contenido en L-carnitina

 

Image courtesy of zole4/ FreeDigitalPhotos.net

 

 15/04/2013

 


Según un reciente estudio, el consumo habitual de carne roja se relaciona con la aterosclerosis no sólo por su contenido en colesterol y grasas saturadas sino por sus niveles de L-carnitina, cuyo metabolismo genera un compuesto denominado TMAO que favorece la rigidez y obstrucción arterial.


 

La relación entre el consumo habitual de carnes rojas y el mayor riesgo de sufrir cualquier tipo de accidente cardiovascular es un hecho bastante aceptado tanto entre la comunidad científica y médica, así como en el saber popular.

Investigaciones previas han demostrado esta relación pero, según los científicos, el contenido de colesterol y grasas saturadas de la carne roja no parecía ser suficiente para explicar el aumento tan elevado de dicho riesgo. Esta discrepancia se había atribuido a las diferencias genéticas entre las personas, a que generalmente las personas que consumen carne roja también tienen una dieta rica en sal, o incluso, al proceso de cocción de los alimentos, entre otras muchas explicaciones.

Sin embargo, un nuevo estudio realizado por científicos de la Clínica Cleveland de Investigación Médica en Estados Unidos, sugiere una nueva conexión entre la carne roja y la enfermedad cardiovascular.

 

¿Qué es la L-carnitina?

La L-carnitina es un compuesto sintetizado en el hígado, los riñones y el cerebro, a partir de dos aminoácidos esenciales: la lisina y la metionina. 

Se encuentra naturalmente presente en las carnes rojas, como la carne de ternera, venado, cordero y en el pato y cerdo. Los compuestos vegetales tienen cantidades prácticamente nulas de L-carnitina.

También se ha empleado como suplemento dietético disponible en forma de píldora y es un ingrediente común en las bebidas energéticas. Esto se debe a que su función en la célula es la de transportar los ácidos grasos al interior de las mitocondrias, que son los orgánulos celulares encargados de la producción de energía, promoviendo su metabolización.

 

 

El estudio que ha llevado a relacionar la L-carnitina con la aterosclerosis

Los investigadores de la Clínica Cleveland, encabezados por el Dr. Stanley L. Hazen,  hace tiempo que abrieron una línea de investigación con el fin de explorar la relación entre la microbiota intestinal y el desarrollo de aterosclerosis para descubrir nuevos e inesperados procesos que pudieran intervenir en el desarrollo de las enfermedades del corazón.

Ya en un estudio publicado en la prestigiosa revista Nature en el año 2011, demostraban por primera vez que las personas no están predispuestas a la enfermedad cardiovascular únicamente debido a su composición genética, sino también por la composición de los micro-organismos de su tracto digestivo. En aquel momento lo demostraron a través del proceso que  metabólico que sufre la lecitina.

La L-carnitina tiene una estructura muy similar a la lecitina y esto fue lo que hizo a los investigadores estudiar también su metabolismo y llegar a las interesantes conclusiones que han llegado. Para ello, examinaron los niveles de carnitina y TMAO (un residuo resultante de su metabolismo) en personas con dieta omnívora, vegetariana y vegana. Además, se examinaron los datos clínicos de 2.595 pacientes sometidos a evaluaciones cardiacas. Paralelamente llevaron a cabo un experimento con ratones examinando los efectos de una dieta rica en carnitina en dos tipos de ratones: unos normales y otros cuya microbiota intestinal estaba reducida.

El principal hallazgo del estudio es que ese compuesto TMAO, altera el metabolismo del colesterol a múltiples niveles y esta alteración es la que potencia su depósito en las arterias provocando la aterosclerosis.

 

 

Los resultados apuntan a las bacterias del intestino

 

Los investigadores encontraron que elevados niveles de carnitina en la sangre de los pacientes examinados, se relaciona con un mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y eventos cardíacos, como infarto de miocardio, accidente cerebrovascular e incluso la muerte. Pero, curiosamente, esto sólo se da en los sujetos que también tenían altos niveles de TMAO.

A su vez, encontraron que el TMAO está significativamente en menor concentración en la sangre de los veganos y los vegetarianos que en la de los omnívoros y, lo que más llama la atención de este estudio es que, sorprendentemente, las personas vegetarianas o veganas, no produjeron mayores niveles de TMAO incluso después de consumir una gran cantidad de L-carnitina.

 

¿Cómo puede explicarse esto? El Dr. Hazen dice que la respuesta está en la microbiota: "Las bacterias que viven en nuestro tracto digestivo son dictadas por nuestros patrones de dieta a largo plazo”… “Una dieta rica en carnitina realmente cambia nuestra composición microbiana intestinal haciendo que sea rica en microorganismos que viven de esa carnitina, por lo que los consumidores habituales de carne son aún más susceptibles a la formación de TMAO y a sus efectos negativos relacionados con la obstrucción de las arterias”. Esto, por tanto, podría explicar en parte, los beneficios para la salud cardiovascular de estas dietas exentas de carne.

En vistas a los resultados de esta nueva investigación, los autores opinan que deberían hacerse más estudios de cara a la seguridad pública y quizá examinar la legislación en torno al uso y suplementación de la carnitina, típica de algunas dietas de pérdida de peso.

"La carnitina no es un nutriente esencial, nuestro cuerpo produce naturalmente todo lo que necesitamos", dice el autor principal del estudio. "Tenemos que examinar la seguridad de los consumidores crónicos de suplementos de carnitina ya que hemos demostrado que, bajo ciertas condiciones, puede fomentar el crecimiento de las bacterias que producen TMAO que puede potencialmente obstruir las arterias."

 

Fuente: Medical News Today - "New Link Discovered Between Heart Disease And Red Meat." (10 Abril 2013).

Referencia: Koeth et al. Intestinal microbiota metabolism of L-carnitine, a nutrient in red meat, promotes atherosclerosis. Nature Medicine, 2013. doi:10.1038/nm.3145.

 

Noticia elaborada por Dña. Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados