Inicio Quiénes somos Actividades Su alimentación Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Alimentos
Recetas
Agenda de actividades
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 La sana moda de la Dieta Mediterránea

 

Image courtesy of Suat Eman / FreeDigitalPhotos.net

 

 03/05/2013


Nuestra alimentación actual dista mucho del ideal de Dieta Mediterránea a pesar de que cada día más investigaciones demuestran sus beneficios para la salud. Tanto es así que acaba de crearse en España la primera Universidad dedicada a su estudio.


 

 

El continuo avance de las enfermedades no transmisibles resultado de los nuevos estilos de vida parece no tener freno. Cada año, tanto las Encuestas Nacionales de Salud de los países y organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o la Organización de la Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), arrojan cifras mayores en relación a la prevalencia de obesidad y otros componentes del síndrome metabólico. Y lo más alarmante es que este problema está aumentando exponencialmente entre los niños y adolescentes.

Es reconocido que la gran causa de esta pandemia global es los cambios en nuestro estilo de vida y, en buena medida, los cambios en nuestra alimentación. Según un estudio publicado en 2012 sobre el proceso de transición nutricional ocurrido en España durante los últimos 50 años (1)  los autores afirman que:

“El consumo de cereales y derivados y de azúcar muestra una disminución clara y constante. También lo hace el de aceites y grasas y el de legumbres. Sin embargo, los alimentos ricos en proteínas de origen animal, huevos por un lado y carnes y derivados, pescado y mariscos, leche y productos lácteos, por otro, presentan su pico de máximo de consumo en la década de los 80 y los 90 respectivamente”

Si hablamos de dieta mediterránea, hoy día, parece que mentamos un mito o una historia antigua propia de nuestros abuelos, pues es evidente que hoy en día no es una realidad global e, incluso, muchas personas no serían capaces de describir en qué consiste o por qué es tan buena.

Por ello, no es de extrañar que en el año 2010, la Unesco otorgara a la Dieta Mediterránea el galardón de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, no sólo por resaltar sus beneficios sino como una figura de protección y conservación, igual que ocurre con nuestros más preciados monumentos.

 

¿Qué es la Dieta Mediterránea?

La Fundación Dieta Mediterránea (2) explica que es un estilo de vida, no se trata sólo de determinados ingredientes sino la forma de cocinarlos, combinarlos y compartirlos. Pero ¿en qué consiste exactamente la Dieta Mediterránea?

“Se caracteriza por la abundancia de alimentos vegetales, como pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos; el empleo de aceite de oliva como fuente principal de grasa; un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos (yogur, quesos) y huevos; el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas y aportes diarios de vino consumido generalmente durante las comidas”.

Se trata, por tanto, de una dieta equilibrada y variada a la que se le suman los beneficios para la salud de sus componentes bajos en grasas saturadas y altos en ácidos grasos de tipo Omega-3, fibra, vitaminas y antioxidantes.

El patrón actual de alimentación se aleja claramente de éste ideal ya que, de la energía total consumida hoy día, la mayor parte proviene de proteínas y lípidos en lugar de los hidratos de carbono, los cuales, eran la base indispensable de la dieta típica de los países mediterráneos.

Por todo ello, no es de extrañar que la sociedad científica esté volviendo la vista atrás fijando su atención en la alimentación de nuestros abuelos tratando de encontrar en ella la panacea que frene este gran problema de salud pública que es la obesidad y las enfermedades asociadas a esta.

 

La dieta mediterránea está de moda en lo académico

La dieta mediterránea y su producto estrella, el aceite de oliva, parecen haber cobrado por fin la importancia que merecen en la investigación para la salud. Sólo en lo que llevamos de 2013 son abundantes las publicaciones que relatan sus posibles beneficios.

El último de los trabajos publicados pertenece al macroestudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) y en él, científicos españoles han demostrado que el consumo habitual de aceite de oliva virgen extra, reduce en un 30% la probabilidad de sufrir un evento cardiovascular incluso entre personas consideradas médicamente como de alto riesgo (3).

También se ha demostrado sus beneficios cerebrales con estudios que lo relacionan con menor riesgo de padecer problemas cognitivos a edades avanzadas como puede ser la demencia (4,5) o el Alzheimer (6). Esto resulta especialmente interesante si consideramos que 26,6 millones de personas en todo el mundo padecían Alzheimer en el año 2006, cifra que se prevé que se triplique para el 2050.

Otros estudios la relacionan con menor riesgo de cáncer de colon (7) o incluso con mejoras del asma, la función pulmonar y la inflamación (8).

 

Tanta es la evidencia científica a su favor que recientemente se ha creado en España la única universidad dedicada al estudio científico de los beneficios terapéuticos de la dieta mediterránea, la Mediterranean International Wellness University”, con sede en Alcanar (Tarragona). Esta oferta formación especializada en la prevención y tratamiento de trastornos mediante la aplicación de la dieta mediterránea basada en evidencia científica.

Con todo esto, ahora sólo falta que la dieta mediterránea deje de estar de moda en los artículos científicos y empiece a estarlo también en nuestros hogares y vidas.

 

Referencias:

1.- Marrodán et al. Transición nutricional en España durante la historia reciente. Nutr Clin Diet Hosp, 2012; 32(supl. 2): 55-64.

2.- Fundación Dieta Mediterránea (http://dietamediterranea.com/)

3.-  Estruch et al. Primary prevention of cardiovascular disease with a mediterranean diet. New Engl J Med, 2013; 368:1279-1290.

4.- Tsivgoulis et al. Adherence to a Mediterranean diet and risk of incident cognitive impairment. Neurology, 2013, 80 (18): 1684-1692.

5.- Sofi et al. Mediterranean Diet and Minimizing Neurodegeneration. Current Nutrition Reports, 2013; 2 (2): 75-80.

6.- Alaa et al. Olive-oil-derived oleocanthal enhances β-amyloid clearance as a potential neuroprotective mechanism against Alzheimer’s disease: in vitro and in vivo studies. ACS Chemical Neuroscience, 2013.

7.- Bamia et al. Mediterranean diet and colorectal cancer risk: results from a European cohort.Eur J Epidemiol, 2013.

8.- Influence of Mediterranean Diet on Asthma Symptoms, Lung Function, and Systemic Inflammation: A Randomized Controlled Trial. Alternative treatmens, 2013; 50 (1): 75-81.


Noticia elaborada por Dña. Noemí López-Ejeda (Asociada SEDCA) @LopezEjedaN

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados