Inicio Quiénes somos Actividades Educación nutricional Conceptos básicos de nutrición Publicaciones
Noticias
Nutrición en positivo
Material de información nutricional
Alimentos
Recetas
Documentos de interés
Enlaces en la web
Galerías de imágenes

Volver al índiceVolver al índice

Es noticia...

 EL FUTURO DE LA ALIMENTACIÓN, ¿CÓMO SE ALIMENTAN LOS NIÑOS ESPAÑOLES?

 
 

 07/12/2019

 

Este pasado miércoles, 4 de diciembre de 2019, desde la SEDCA hemos presentado un estudio de elaboración propia acerca de la condición nutricional y la valoración de los hábitos dietéticos de una población infantil y adolescente (7 a 16 años) de la Comunidad de MadridEl evento ha tenido lugar en el espacio Open Task de Madrid, y se ha desarrollado en colaboración con Fundación Alimentación Saludable, Sprim e Interporc.

El proyecto comenzó ante la situación tan preocupante de sobrepeso y obesidad en España, cuyas tasas han ido en aumento, destacando su prevalencia en la población infanto-juvenil. Todo ello ha conllevado un desarrollo precoz de patologías crónicas características de edades más avanzadas como: hipertensión arterial, hígado graso, dislipemia (colesterol o triglicéridos elevados), patologías cardiovasculares… Bien es conocido que un niño obeso tiene un elevado riesgo de ser un adulto obeso, y además, de una aparición más temprana de patologías relacionadas.

Los principales factores causantes son la dieta malsana, y el sedentarismo, que según el último informe de la OMS de 2018 matan de manera prematura a más de 41 millones de personas al año, junto al tabaco y el alcohol. En la actualidad, el patrón dietético actual en países desarrollados se caracteriza por una progresiva disminución en el consumo de frutas, verduras y hortalizas, junto a un bajo consumo en general de alimentos frescos, locales y de temporada, así como por un aumento de productos procesados de alto contenido calórico, pero baja densidad
nutricional: carentes de nutrientes de interés, pero altos en azúcares añadidos, grasas refinadas y saturadas de mala calidad nutricional, harinas
blancas o refinadas en lugar de integrales, sal y aditivos innecesarios para mejorar el umbral de sabor y características del producto: colorantes, edulcorantes, potenciadores del sabor…


Jesús Román Martínez, presidente científico de la SEDCA y Fundación Alimentación Saludable, fue el encargado de dar a conocer el contexto, la metodología y los resultados más relevantes del estudio.


 

Este proyecto se empezó a desarrollar en el curso 2017/2018 y 2018/2019. La muestra final recogida es un total de 2603 escolares de entre 7 y 16 años de edad de distintos colegios de la Comunidad de Madrid. La metodología principal consistió en un estudio antropométrico para valorar su condición nutricional, y una encuesta dietética creada por la SEDCA que constaba de 17 ítems a responder con SÍ o NO, para valorar la calidad de la dieta. Además, se tuvo en cuenta otros factores como la práctica de actividad física tanto en horario lectivo como no lectivo, el tiempo empleado a otras actividades sedentarias fuera del horario escolar o las horas de sueño, tanto entre diario como en fines de semana.

Entre los datos más relevantes, podemos destacar la alta prevalencia de sobrepeso y de obesidad en la población de estudio. Valorando la condición nutricional según el Índice de Masa Corporal (IMC) siguiendo los puntos de corte de Cole (2000 y 2007) se observó que un 20,09% en situación de sobrepeso (18,48% del sexo masculino, y 21,87%
del sexo femenino); y un 6,61% presentan obesidad (un 7,11%% de sexo masculino, y un 6,05% de sexo femenino). En total un 26,70% de los participantes tenía un exceso de peso debido a un
acúmulo de grasa corporal superior al recomendado
para su talla y para su edad, sin diferencias significativas entre sexos o entre grupos de edad.

Valorando la condición nutricional según el Índice Cintura-Talla (ICT) cuya importancia en la valoración antropométrica ha cobrado gran relevancia en el último tiempo, los datos de sobrepeso y obesidad son todavía mayores, lo cual significa que el acúmulo de grasa corporal a nivel abdominal es todavía más elevado. El 37,15% presenta un ICT elevado, más de un tercio de la muestra total. Un 14,64% de la muestra padece sobrepeso
abdominal (12,83% en niños y 16,62% en niñas); y un 22,51% obesidad abdominal (20,82% en niños y 24,37% en niñas).

Recordemos que la grasa acumulada a nivel abdominal tiene mayor riesgo cardiovascular y de desarrollar síndrome metabólico, por lo que su alta presencia desde las etapas tempranas supone un factor de riesgo.


Es destacable como las tasas de sobrepeso y obesidad son notoriamente mayores cuando valoramos acúmulo de grasa a nivel abdominal (37,15% de la muestra), que cuando la analizamos de forma generalizada con IMC (26,70%).



Por su parte, Andrea Calderón, dietista nutricionista y secretaria de la SEDCA, ha dado su ponencia sobre la importancia de la alimentación saludable en los más pequeños, comparando el patrón de consumo recomendado con respecto a lo que actualmente se está haciendo según los resultados del estudio.


Andrea Calderón puso en relieve la importancia de que los niños incluyan verduras y hortalizas en su dieta habitual en cada comida y en cada cena, además de incluir 2-3 piezas de fruta fresca cada día. En cambio, un 34% no tomaba verdura diaria, y un 27% apenas comía fruta cada día. Un 30% restante no comía suficiente legumbre, apenas una vez a la semana o cada dos semanas, y un 32% no ingería pescado con regularidad (3-4 raciones a la semana).

En cambio, el 70,58% desayuna a diario productos ultraprocesados como bollería, galletas, cacao azucarado y dulces. El 43,37% consume dulces entre horas 3 o más veces a la semana y un 37,50% los consumía 3 veces al día de forma habitual: desayuno/ entre horas/ y de postre. Recordemos que el consumo de este tipo de productos sigue la recomendación de que «Cuanto menos, mejor´´.

Posterior a la recogida de datos, se impartieron una serie de talleres de educación nutricional ahondando en los puntos más importantes detectados tras el análisis de los resultados. La temática principal de los talleres se centró en trabajar la adherencia a una dieta saludable, alta en frutas, verduras y hortalizas, con un mayor consumo de legumbres, frutos secos y cereales integrales; y reducida en productos procesados de baja calidad nutricional que tanto primaban entre los encuestados. Además, se destacaron conceptos como la importancia de que la dieta también fuera sostenible para el medio ambiente, y cómo reducir el impacto medioambiental mediante buenos hábitos alimentarios. No faltaron las actividades relacionadas con desayunos y snacks saludables, para que los propios niños sean capaces de tomar sus propias decisiones y se conciencien de su importancia.

En definitiva, este estudio aporta un nuevo granito de arena sobre la situación actual en la alimentación de los niños, haciendo especial hincapié en la importancia de la educación nutricional desde las edades más tempranas, siempre acompañada del fomento de la actividad física, cada vez más baja en niños y adolescentes españoles.

¡MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS ASISTENTES POR ACUDIR!

 

 

© Fundación Alimentación Saludable · info@alimentacionsaludable.es · Tlfno: 902 012 998 · Todos los derechos reservados